|Textos Generales| |Reflexiones|





"Del respeto al cariño, del cariño al afecto y del afecto al amor"





El Respeto
 
En las Artes Marciales en general es poco lo que se habla del "amor"... Muchas veces es más bien un tema que se deja absolutamente de lado sin considerar que podría existir un nexo o conexión entre la "práctica" y el "amor".
 
Sin embargo existen grandes maestros que sí han hablado en forma clara y directa acerca de la unión entre la "práctica" y el "amor", como por ejemplo nuestro maestro, Seiichi Yoshitaka Akamine, el maestro Ueshiba creador del Aikido o el maestro Otsuka creador del Wado Ryu.
 
Sensei Akamine decía que el amor y el respeto debían ir profundamente unidos en la conciencia de las personas y se le recuerda enseñando que es justamente el "Respeto el que lleva al cariño, el cariño al afecto y el afecto al amor"...
 
En general es muy difícil definir en palabras y de manera objetiva lo que el amor es, sin embargo en mi opinión, es sin duda el anhelo más profundo y constante a lograr en nuestras vidas... El amor solo nos entrega alegría y felicidad, lograrlo es plenitud total...
 
Veo entonces en esta enseñanza de Sensei Akamine nada menos que "un camino a lograr el amor" y así también un camino a "perderlo" o a no encontrarlo...  Este camino al amor se iniciaría justamente en "El RESPETO". Así, el respeto sería la base, la sustentación hacia lo que, en mi opinión se nos señala como un verdadero "sentido de vida".. "el amor".
 
El "mal respeto" basado en el "miedo" no es respeto... El "buen respeto” produce cariño, no se puede obligar, imponer, ni forzar... Cuando hay "buen respeto" el afecto nace naturalmente, y por el contrario cuando este falta o se pierde, los cimientos de una relación de cualquier tipo se desmoronan inevitablemente y con ellos la posibilidad de lograr el amor... Ya sea este amor el de una relación sentimental, o entre padres e hijos, profesores y alumnos, familiares, incluso en el amor a sí mismo o la búsqueda de Dios como ideal humano... Si el respeto se pierde, se pierde la posibilidad de lograr el amor, al menos así ha sido en mi experiencia...
 
De esta manera, creo que es indispensable la enseñanza y práctica del respeto. Asi, un niño educado en la vivencia y experiencia del respeto será un adulto valioso y generalmente confiable, que estará constantemente aportando con su vida a la sociedad, a su familia, a su trabajo, etc, etc.
Muchas veces no sabemos por dónde empezar a mejorar nuestras vidas. Con lo años y los fracasos encontré una respuesta fundamental: Para mejorar nuestra vidas, para ser mejores personas, para tener una familia armoniosa, éxito en el trabajo, para cultivar una relación de pareja estable y dichosa, para el desarrollo espiritual, el éxito económico, para tener buena salud, etc, etc. ...En pocas palabras, para tener una vida feliz es fundamental vivir con "RESPETO".
Estoy convencido por experiencia propia que este simple hecho de mejorar la manera en que "respetamos" tendrá un impacto enormemente favorable sobre nuestra vida y la de los demás... La felicidad existe, pero debemos cuidarla...

Acercando esta reflexión a las practicas de Karate-Do, en nuestro Dojo como en todos las escuelas de artes marciales tradicionales Budo, siempre habrá una ocasión para practicar el respeto como valor universal. Por ejemplo, cada clase comienza y termina con respeto y cortesía (Rei); durante la práctica, para un entrenamiento eficiente y seguro, debe guardarse estricta disciplina y obediencia a las instrucciones de quien dirige; para evitar golpes francos y riesgos innecesarios, se ordena controlar y detener a tiempo el gesto técnico (Karate solo defensa); de hecho, la apuesta del Kenshin es transformar el auto-control físico en una actitud mental.

Así, de nada me sirve dejar en el Dojo los valores aprendidos de nuestros maestros: debemos ponerlos en práctica en nuestra vida cotidiana, una y otra vez para volver a comenzar siempre de nuevo...  Y aunque en el pasado hubiéramos faltado al respeto provocando incluso dolor o daño en los demás, podemos recomenzar nuevamente "hoy" reconociendo nuestros errores, pidiendo perdón y perdonando también, para luego ponernos de pie como verdaderos guerreros a intentarlo nuevamente. Si... "como verdaderos guerreros".
En mi opinión el verdadero espíritu "Budo" (Camino del guerrero) que enseñan las artes marciales japonesas y en especial las "escuelas tradicionales" no es el "convertirse en un guerrero para vencer a otros" si no que para "vencerse a si mismo". No hay enemigo mas que dentro de uno mismo... De nada nos sirve tener la capacidad de dar una tremenda golpiza a alguien o de ser capaces de soportar duros entrenamientos y golpes si no somos capaces de respetar, pedir perdón o perdonar... El guerrero es "interno" y las verdaderas maderas y ladrillos a romper son nuestros egos y soberbias. La gran competencia a ganar es la que nos enfrenta a nuestro propio ego, algo que todos sabemos es tremendamente difícil, sin embargo es una gran batalla que limpia el corazón de todo hombre y mujer valiente y fuerte; karateka o no que volverá a ponerse de pie una y otra vez a pesar de sus fracasos y desaciertos como un verdero guerrero para simplemente luchar...
Todos en algún momento de nuestras vidas hemos faltado a mas de alguna persona, no existe el ser humano perfecto, si existe un nuevo día que nace cada día, así nace también una nueva oportunidad para ti y para mi, una nueva vida para todos nosotros...
 
De esta forma, en cada acto y gesto podemos volver a intentar poner en práctica lo mejor posible la cortesía, las buenas costumbres, los buenos modales, el cumplimiento de las promesas, de la ley y los deberes ciudadanos, la tolerancia a las diferencias y opciones personales, a la diversidad, a pensar distinto, a seguir otra religión o no tenerla, a tener un color de piel diferente al nuestro, a otras culturas, orientaciones políticas, a estar equivocado, a cometer errores, a lo ajeno (no robar), a cumplir sagradamente los compromisos con otras personas, a pagar nuestras deudas e impuestos, etc, etc. Todo esto es respeto en sí mismo, el respeto necesario para ir finalmente al cariño, al afecto y al amor.
 
Nunca estará demás recordar que este "respeto" que lleva al "amor" debe estar primeramente fundamentado en un real, genuino y sano "Respeto a Sí Mismo". Si no nos respetamos a nosotros mismos no podremos respetar a los demás... "Ama a tu prójimo como a ti mismo" decía Jesús, "Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él" dicen los Evangelios. Esto nos recuerda y señala el profundo camino espiritual al que podría conducirnos el buen respeto...
 
Un corazón agradecido es antes y después respetuoso, ese es el camino... Y nunca olvidar que es mucho "mas fácil ver la paja en ojo ajeno que la viga en el propio"... Así la división entre las personas, el rencor, la ausencia de perdón (dado y recibido), el odio y la envidia solo nos provocan más dolor... El mismo Maestro Akamine decía que "El egoísmo solo conduce a caminos equivocados".
 
En mi opinión, la respuesta al anhelo de felicidad en nuestra vida y al esfuerzo por alcanzar una mente y corazón sanos, puros y fuertes, es decir, a un verdadero y genuino "KENSHIN", se inicia en el "respeto", y en especial en ese "RESPETO que nos lleva al CARIÑO, cariño que nos lleva al AFECTO y afecto que nos lleve al AMOR"...
 


El Amor...

...Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles,
si no tengo amor, no soy más que bronce que resuena o platillos que aturden.

Aunque tuviera el don de profecía, penetrara todos los misterios,
poseyera toda la ciencia y mi fe fuera tan grande como para cambiar de sitio las montañas,
si no tengo amor, nada soy.

Aunque repartiera en limosnas todos mis bienes y aunque me dejara quemar vivo,
si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es comprensivo,
el amor es servicial y no tiene envidia;
el amor no es presumido ni se envanece;
no es mal educado ni egoísta;
no se irrita ni guarda rencor;
no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad.

Disculpa sin límites,
cree sin límites,
espera sin límites,
soporta sin límites.

El amor no pasará jamás.


(Nuevo Testamento. Primera carta de San Pablo a los Corintios 12.31 - 13.8)

...........

Álvaro Bustamante Escayol
Profesor de Dojo Sanchin.
Santiago de Chile
Octubre 2008

(Una reflexión interior compartida....)



Warning: include() [function.include]: http:// wrapper is disabled in the server configuration by allow_url_fopen=0 in /home/dojo/public_html/textos/texto47.php on line 175

Warning: include(http://www.dojosanchin.cl/inc/footer.php) [function.include]: failed to open stream: no suitable wrapper could be found in /home/dojo/public_html/textos/texto47.php on line 175

Warning: include() [function.include]: Failed opening 'http://www.dojosanchin.cl/inc/footer.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/dojo/public_html/textos/texto47.php on line 175